viernes, 27 de julio de 2007

Una persona luminosa

Ayer por la tarde mi hijo Daniel sufrió una caída de la bicicleta. Hoy en la mañana amaneció con su mano izquierda hinchada y lo llevamos al médico. Ahí tuve la oportunidad de conocer a una de esas personas especiales, de esa gente que Dios te da la oportunidad de conocer para darte cuenta de que Él se manifiesta bien cerca de tí, en donde menos te lo esperas.
A Daniel lo atendió el doctor Felipe Chávez Torres. El médico nos platicó de sus hijos, de la necesidad de NO RENDIRSE, de ir siempre para adelante, y además, auscultó excelentemente a mi chamaco.
Al final Dany solamente necesitó de un par de medicamentos y un vendaje en su manita (y descansar unos días de su sufrida bicicleta roja). La experiencia fue fea, porque nunca nos gusta que gente a quien queremos sufra, pero sirvió para poder conocer a ese excelente ser humano, que cura con su sabiduría profesional y también con su actitud abierta y humana.
Para quienes leen este blog y tienen el servicio de Pensiones Civiles, va la recomendación de este excelente doctor. Y nuevamente muchas gracias, si llega a leer este mensaje.

2 comentarios:

IDALIA SANDOVAL NOSVITZ dijo...

espero que dany este bien de la mano y del susto, dile que lo kiero mucho
cira

Adriana dijo...

Ohh pobre... su mano izquierda, es zurdo??